Buscar
  • Asociación Gascona

Severino el del Villaviciosa, un paisano discretu


Hoy lunes, día 30 de mayo al mediodía, la sidrería Villaviciosa cierra sus puertas temporalmente. Severino Cueva Suárez, propietario de la sidrería, se jubila tras casi 40 años al servicio de la hostelería asturiana.

La mar sabe algunas cosas de Seve, pero sobre todo de sus madrugones cuando Jin, el pescador, silbaba a su ventana en La Tortuga, histórico establecimiento de Tazones en el que se alojaba. Porque este maestro de pueblo, cuando lo llamaban, salía a pescar de madrugada con los paisanos para seguir aprendiendo de la vida. Muchos guajes de Tazones recordarán a Severino, el joven maestro, que les enseñaba a ser buenos paisanos, en tiempos menos frescos que los actuales y en los que, alguna vez, se las vio tiesas con una sotana.

Pero a los 32 años, inquieto, cambia los lápices y las libretas por los altavoces y las copas. Y lo hace, sin duda, con la misma gana que le ponía a enseñar, porque consigue lanzar con éxito la discoteca Escorpio en Villaviciosa, que fue una de las más importantes de Asturias en los años 80. La gente fletaba autobuses para ver a grupos como los Pekenikes o los 3 Sudamericanos en un lugar tan inusual como la villa.

De ahí a fundar el mítico restaurante y lugar donde todos alguna vez comimos un banquete, un paso y ese paso lo dio como el anterior, siempre agarrado a su hermano mayor René. Sacaron adelante ese lugar, emblema de un evento bien organizado y servido, que era El Restaurante Amandi. Pero el segundo bautismo de Severino fue en sidra y se lo dieron en La Espicha, mítico restaurante sidrería de la villa que abrió sus puertas en los 90 . Ahí comienza a conocer y amar profundamente la sidra, su mundo y sus caprichos, llegando a ser hoy uno de los jurados históricos de los concursos que se celebran en Nava, Villaviciosa y Oviedo, entre otros muchos. Uno de los grandes expertos de nuestra región que dice que hace una semana aprendió lo que era que un tonel tenía güesu. Dice que la sidra tiene una vida distinta en cada tonel, que hay millones de sidras y que mueres de vieyu y no sabes de sidra… cosas del maestro prudente.

En su andadura, hasta ese momento, ya se perfilaba como un líder natural que comandó las fiestas de Villaviciosa haciéndolas rentables y que algunas veces oyó como le querían presentar de alcalde unos y otros. Y por eso cuando hace 20 años desembarca en Gascona no esperó más de un par de ellos en ser uno de los fundadores de la Asociación de Sidrerías de la Calle Gascona, El Bulevar de la Sidra, que tanto éxito le ha dado a esta calle ovetense.

Un ejemplo de buen paisano, siempre fiel a Villaviciosa y a Peñeda, activo pero prudente y siempre con gana de salir por la puerta de atrás, sin ruido. Pero esta vez, al hombre discreto, esta asociación no le va a permitir irse en silencio. Gascona quiere hacer justicia y agradecer a Seve todo lo que le debe. Hasta luego Seve, por el fondo del camino se aleja un paisano.


120 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logogascona20_edited.png