ASOCIACIÓN DE SIDRERÍAS DE LA CALLE GASCONA DE OVIEDO

© 2015 gascona.bulevar.sidra@gmail.com

De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos Personales, se informa que los datos personales facilitados se incorporan a ficheros responsabilidad de la ASOCIACION DE HOSTELEROS DE LA CALLE GASCONA DE OVIEDO, siendo necesaria su obtención para su tratamiento a los fines de mantenimiento de la relación como clientes, manteniéndole informado de las actividades y eventos que se organicen, así como para la gestión de las relaciones comerciales y contractuales, y la participación en promociones, sorteos, concursos o encuestas, lo que le será convenientemente informado en el momento de recogida de sus datos de carácter personal, solicitando su consentimiento expreso en el caso en que éste fuese necesario de acuerdo con lo establecido por el Reglamento General de Protección de Datos (UE 2016/679) y su normativa de desarrollo, y se comunicarán, en los casos establecidos por la Ley, a las administraciones competentes en materia fiscal. La dirección en la que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición es la siguiente: RESTAURANTE LA PUMARADA, calle Gascona nº 8, bajo, 33001 - Oviedo.

Ave Sidra Purísima. El escanciador parece querer marcar con sus brazos las seis de la tarde en punto, mientras saca desesperadamente las manos por los extremos del reloj. Descoyunta su cuerpo e inclina levemente la cabeza con la elegancia de un bailarín del Bolshoi, que en su último gesto, antes de los aplausos, gira suavemente la muñeca. Cae, vida que detiene la vida unos segundos. La sidra "espalma" rompiendo en el vaso, "abre" llenándose de oxígeno, y con un ofertorio entre silencioso y displicente, el cristal cambia de mano. Su recorrido hacia la boca sólo ha de tener una pausa, como mucho; la de observar durante un segundo la efímera espuma que blanquea el tono de la bebida. Luego, un sorbo constante, cuatro tragos y seis sentidos, con el vaso aún en la mano antes de viajarlo hasta la barra y dejarlo en compañía de la botella. El ritual ha terminado. Como un cura, el echador es un actante, no un actor. Se cree lo que hace, no sólo interpreta. Dice misa, entre cariñoso y distante, para la feligresía de la barra, y transustancia el zumo fermentado de manzana en sidra, en la consagración del escanciado. Si es buen cura, atenderá la parroquia de botella en botella con una cadencia constante que no agobia pero impide el secano, cuidadoso también de los parroquianos maniáticos que requieran otro tempo distinto. No debe disturbarse el ritmo, un exceso de confianza o citar a destiempo, sacándole de su paso, puede provocar el efecto contrario al deseado o convertir en invisible al penitente. Ni que decir tiene que si la botella está en lo alto, pecado es parar la consagración. La sidra tiene "palos", y como los bastos o los oros, son los lagares que la hacen. Hay palos buenos y malos, regulares y sabrosos, busque el que más le guste, sobre esto no encontrará nada escrito.

logogascona20_edited.png